domingo, 24 de enero de 2010

AYER TARDE COMPRENDÍ

La protección de los padres siempre estará presente.


Ayer tarde comprendí y reflexioné

sobre el gran concepto de nuestra vida,

cuando mi piel, rozaba su piel mustia

y maltratada de tanto bregar.

Pasé horas a su lado contemplándole

pero con tacto y gran delicadeza.

Era un encuentro triste para mí,

y para él también, ¡sabe su verdad!

Su vida tiene el billete de ida...

Fueron tres años prestados que Dios

le concedió y le permitió vivir...

Con mas, menos salud, ¡Pero vivir!

Sentía y siento tristeza, tan solo

pido una hora pequeña, ¡Lo merece!

Fue y es alguien especial en mi vida,

y aprendí tanto ayer de su silencio...

Que puedo decir, que fue esa lección

que jamás uno olvida,

esa gran lección que te fortifica

el alma, y la embalsama.

¡Dios mío! me decía yo al contemplarle,

un hombre fornido y de gran vigor;

trabajador nato, sin miedo a nada,

filántropo, humanitario, amigo

¡Y gran padre!... Lo es todo!

-aún está aquí y seguirá...

Me decía que le gustaría oír

el trino de la aves

yo le contesté:

Hoy no cantan, está nublado y llueve,

-era verdad, pues llovía y hacía frío-

están recogidos en sus nidal.

Nunca le había oído hablar así

me asusté, ya que su respiración

era muy fatigada y apneíca,

le incorporé para facilitarle

respirar y le tomé de las manos.

Momentos tristes y desoladores,

momentos que nadie quiere pasar;

pero la vida, es tránsito....es cruzar

hacia otra sublime y angelical,

hacia el descanso eterno.

En su mirada note un fuerte miedo

y angustia, rocé mi mano en su frente,

y volvió a respirar casi normal.

El oxígeno, y la radiación calman

y mitigan su día a día, junto

el cariño, y el amor de los suyos.

Cuando salí mis ojos solazaron

hacia el Cielo tenebroso y lluvioso,

pedía cariño y misericordia,

protección, y una hora suave y pequeña.

Mañana volveré si Dios lo quiere,

y así será, hasta el final destinado.

Nosotros sufrimos, pero el mucho más.

A pesar de su sufrimiento, calla

mi corazón sufre por el dolor,

ese dolor que no nos manifiesta

por no herirnos ni dañarnos !Es grande!

Su protección seguirá hasta el final.

ASUN

4 comentarios:

  1. Es un momento muy triste, pero significa que ese Ser ha dejado mucho en tu corazón y su paso por este mundo ha sido valioso, es más triste cuando alguien tan cercano se va y uno no puede sentir nada...
    Siempre logras emocionarme....parte de la vida y esta experiencia de sentir.
    Besos:)

    ResponderEliminar
  2. Excelente texto y muy bonito tu
    blog, un pacer pasar a leerte.
    que tengas una feliz semana
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por tus palabras querida amiga, es duro pero ha un final para todo en esta vida y las buenas personas quedan impregnadas y sujetas al fondo del corazón.

    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Gracias RMC,por tu entrada y tus agradables palabras.

    Un agarimoso saludo.

    ResponderEliminar

"No somos nada si no estamos prestos a ser sensibles con la humanidad".

Pedro Pantoja Santiago


Gracias por comentar

asun